EL COSTO REAL DE ESTAR A LA MODA

Por Catalina Storchi – Amiga de ED

21/06/2021

La industria textil es la segunda más contaminante hoy en día y nosotros somos parte de ella al elegir dónde comprar y qué ropa usar.

La sociedad organizada tal como la conocemos hoy en día, donde se produce, se tira y se vuelve a comprar, se origina con la cultura de masas. La globalización como parte de este nuevo periodo temporal se introduce también a la moda.

La industria textil es responsable del 20% de los tóxicos que se vierten en el agua. Esto implica una larga cadena de producción y consumo de suministros que van desde la extracción de la materia prima, fabricación de textiles, tintorería (procesos de teñidos), hasta la construcción de prendas de vestir. La industria textil utiliza de seis a nueve mil billones de litros de agua cada año solo para teñir tejidos.

Casi tres cuartas partes del agua consumida por los molinos para teñir termina convertida en residuo no potable, lo que genera una gran cantidad de agua tóxica llena de colorantes, sales, alcalinos, metales pesados y químicos que son utilizados para fijar el color a nuestra ropa.

Estas sustancias químicas de las aguas residuales pueden afectar el ecosistema local, o a la gente que usa el agua para pescar, bañarse o incluso beber. Pueden dañar a las plantas y a los animales, y potencialmente entrar en la cadena alimenticia.

El agua está cada día más contaminada por el proceso de fabricación de prendas.

Asimismo, implica la logística de cada etapa hasta el último punto venta al por menor, el uso del consumidor y finalmente llegar a la eliminación de la prenda. También podríamos agregar la cantidad de prendas realizadas en la sobre producción que son quemadas o desechadas, las cuales nunca tuvieron un uso.

En los años 80 comenzó un nuevo periodo para la industria de la moda,  en donde se comenzó a producir de forma seriada. Esta forma de producción dio paso, así con la globalización, al Fast Fashion (moda rápida).

¿Qué es el Fast Fashion?

El término se refiere a la producción de diseños que salen rápidamente de la pasarela para capturar tendencias de moda actuales. La moda seriada o Fast Fashion tienen una sobreproducción abrupta buscando únicamente que las personas compren. El sistema de la moda que dialogó con esta sociedad de consumo y de masas trajo problemas que a simple vista no se veían reflejados en el ambiente o en cuestiones de género, por ejemplo.

La moda seriada se refiere a la industria de la moda tal como la conocemos comúnmente: la producción de prendas de forma industrializada, en serie y a bajos costos. Responde a un ciclo de la moda en donde los productos se renuevan cada seis semanas, la ropa dura poco, ya sea por su baja calidad o porque ya no es tendencia, y entonces esta se desecha.

Son prendas realizadas en pobres condiciones laborales, con materiales de mala calidad (para que se desgasten fácilmente y no sean duraderas) y producidas a gran escala, lo cual hace que estas prendas sean muy baratas y accesibles para la mayoría de las personas.

Estas marcas no generan “colecciones” de primavera y verano, sino que renuevan la colección cada seis semanas y empujan a sus clientes a seguir las tendencias y a desechar de sus armarios lo que ya pasó de moda. La moda rápida hoy en día la abarcan grandes empresas como por ejemplo Zara, Forever 21, Shein, H&M entre otras empresas grandes las cuales abarcan el mayor porcentaje de la industria hoy en día.

Talleres y fábricas precarios: clandestinas, trabajo infantil, sin condiciones aptas para la salud, esclavitud.

La gran mayoría de estas marcas producen sus colecciones en talleres asiáticos de países como China, Bangladesh o India, donde la mano de obra es mucho más barata. Estos talleres son en su mayoría clandestinos, en donde trabajan hasta menores de edad en condiciones de riesgo. También se utilizan en la confección de las prendas materiales contaminantes que tardan, en el mejor de los casos, cientos de años en biodegradarse. Los textiles no son de la mejor calidad, ni tampoco sustentables, utilizan en su mayoría fibras sintéticas derivadas del petróleo: como el poliéster, el nylon, el rayón o el acrílico. Siendo estos los mismos polímeros con los que se hacen los envases desechables y que la única diferencia es la forma que se les da al final, hilos o bloques sólidos.

 Al abaratar costos y motivar una producción masiva, ha aumentado la cantidad de prendas que se descartan (algunas sin siquiera usarse una vez).

La moda sostenible, también llamada «moda ética» o «Slow Fashion», es una filosofía del diseño y tendencia de la sostenibilidad. Su objetivo es crear un sistema que pueda ser apoyado indefinidamente en términos de ambientalismo y responsabilidad social.

Es un proceso de cambio en la forma de pensar el diseño, la producción y el uso de la ropa. Cuestiona la manera en que funciona la industria de la moda, que prioriza las ganancias por encima de las consecuencias que genera en las sociedades y el medio ambiente.

El Slow Fashion al contrario del Fast Fashion, pretende crear prendas que duren en el tiempo de buena calidad, aunque esto implique que el cliente compre una prenda cada dos años. Usa talleres seguros, que cumplan con normas de seguridad, con poco personal y que fabrican de manera local sobretodo (para generar trabajo y ayudar a la economía). Usa prendas viejas o utiliza desperdicios de otras colecciones. Busca que las prendas se donen si ya no las usamos y que se reinicie su uso, generando un ciclo sustentable. Esto incrementa el costo de las prendas y produce que muchas veces pensemos que por esa cantidad de dinero podríamos comprar cinco prendas en una tienda que utiliza el Fast Fashion, pero ya sabemos todo lo que esto implica.

Pensemos antes de consumir, qué estamos consumiendo.

 

 

Bibliografía

La industria textil y la problemática ambiental

www.generacionvitnik.com/2018/08/06/la-industria-textil-y-la-problematica-ambiental/

¿Qué es el ‘fast fashion’ y por qué está haciendo de la moda un negocio insostenible?

https://www.contreebute.com/blog/que-es-el-fast-fashion-y-por-que-esta-haciendo-de-la-moda-un-negocio-insostenible

La industria de la moda es la segunda más contaminante del mundo: confeccionar unos vaqueros son 7.500 litros de agua

https://www.eleconomista.es/economia/noticias/10158909/10/19/La-industria-de-la-moda-es-la-segunda-mas-contaminante-del-mundo-confeccionar-unos-vaqueros-gasta-7500-litros-de-agua.html

Desarticulacion de la moda – Laura Zambrini
La muerte de la moda, despues – Susana Saulquin
Moda: ¿Comunicación o incomunicacion? – Margarita Riviere
Indumentaria y cultura Buenos Aires siglo XX – Rosana Leonardi

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *