Parques y Reservas Naturales

Por Giuliano Crocitta

25/02/2020

Durante el transcurso de los años el hombre ha ido dejando su huella en la tierra, un huella negativa que lamentablemente fue destruyendo de a poco los recursos naturales de nuestro planeta tierra. 

La imagen de campos cultivados de soja, maíz, trigo es una imagen totalmente usual. Otra imagen cotidiana son los campos de cría de animales como el ganado vacuno, la cría de aves de corral y la  cría porcina, entre otros. Tampoco hay que olvidarse de las grandes metrópolis, ciudades de gran extensión, con una gran cantidad de habitantes donde los edificios y los autos son parte del paisaje cotidiano.

Todo lo mencionado no es nada nuevo, pero lo llamativo es que  no nos preguntamos en  qué momento vemos la naturaleza en su máxima originalidad. ¿Cuántas veces vemos al día aquello que fue creado de manera natural en el planeta, en donde están los seres vivos, como los animales, las plantas  en su máxima naturalidad?

Ante este triste escenario que vivimos en la actualidad, uno de los caminos que se está utilizando para enfrentarlo, es la creación de áreas protegidas. Su objetivo principal es mantener diferentes ecosistemas en su forma natural, donde la explotación del hombre se encuentre restringida y la actividad humana se limite solamente a ciertas actividades que puedan realizarse sin agotar los recursos que brinda  suelo, buscando principalmente proteger la biodiversidad natural junto con los ecosistemas. También tiene como meta promocionar la educación de la sociedad y promover el uso recreativo de estas áreas.

La creación de áreas protegidas no solo es importante por estos puntos,sino también por el rol que tienen para almacenar al menos el 15% del carbono terrestre.Esto es así ya que cada vez más se reconoce su importancia en relación con el cambio climático que estamos viviendo en la actualidad. 

Cabe destacar además, que estas áreas sirven para conservar  y garantizar la diversidad cultural toda vez que los parques nacionales generan una  relación directa entre el hombre y su medio ambiente. Asimismo, promueven el aprendizaje y los espacios donde se pueden desarrollar actividades de educación ambiental o visitas recreativas.

También es importante remarcar que cumplen un rol esencial para impulsar la investigación, siendo ideales para el desarrollo de estudios científicos. Un ejemplo de esto es el Parque Nacional “El Impenetrable” en el Chaco, un lugar donde hoy en día un grupo de científicos tiene montada una tienda en la que constantemente se descubren especies de las cuales se desconocía su existencia  en la zona.

Resulta destacable que hoy en día Argentina cuenta con más de 30 parques nacionales y reservas naturales distribuidos a lo largo de todo el país. Pero las áreas protegidas bajo la Administración de Parques Nacionales llega alrededor de 3,8 millones de hectáreas, sólo un 4%  de la superficie del país.

Estas figuras de parques nacionales y reservas, se regularizan en el marco de La LEY 22.351 del año  1980, la cual establece que se podrán crear Parques nacionales o Reservas en aquellas áreas que; “por sus extraordinarias bellezas o riquezas en flora y fauna autóctona o en razón de un interés científico determinado, deban ser protegidas y conservadas para investigaciones científicas, educación y goce de las presentes y futuras generaciones”.,

¿Cómo podemos crear estas áreas protegidas? La creación de parques nacionales o reservas nacionales en territorio de una provincia podrá disponerse con la previa cesión de una provincia a favor del Estado Nacional, del dominio y jurisdicción sobre el respectivo territorio. Toda aquella fauna silvestre autóctona de estos sitios, excluidas aquellas especies que tienen su ciclo total de vida dentro del medio acuático, pertenecen al dominio privado de aquel.

Anteriormente se hacía mención a que se restringía a la actividad humana, esto se debe  a que la ley establece de forma taxativa todas aquellas actividades que estarán prohibidas  en los parques nacionales, por ejemplo toda explotación económica(con excepción de la vinculada al turismo),  la exploración y explotación mineras, la instalación de industrias, la explotación agropecuaria, forestal y cualquier tipo de aprovechamiento de los recursos naturales, y la pesca comercial, entre otros.

En el caso de las Reservas Nacionales se encuentran prohibidas la pesca comercial, la caza y la introducción de especies salvajes exóticas. Solo en las áreas que se determinen podrá permitirse la caza deportiva de especies exóticas ya existentes,debiendo encontrarse reglamentada y controlada por el organismo que corresponda. Para finalizar, resulta interesante destacar el caso de Perú, donde desde el año 1990 las áreas protegidas se han expandido en más de un 700% logrando así que el territorio total protegido del país sea de aproximadamente 23.049.726,38 hectáreas, casi un 18% del total del país. De esta forma y según un informe del Banco Mundial, casi una tercera parte de su territorio está bajo protección. 

Es por todo esto que quiero resaltar la importancia de crear zonas protegidas, hay que tomar dimensión de la situación en la que estamos viviendo, cada vez quedan menos áreas naturalmente protegidas y cada día que pase vas a ser más difícil revertir la situación. Necesitamos que los países realicen políticas de estado para el cuidado del ambiente, una de esas es promocionar que se generen más áreas protegidas.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *