Residuos cloacales en la cuenca del río Negro ¿en camino a su eliminación?

Por Pablo Hernan Martos

24/02/2021

Estado general de la cuenca

         La cuenca del río Negro conforma uno de los sistemas hidrográficos más importantes de la Argentina. Formado a partir de la confluencia del río Limay y el río Neuquén, llega a drenar una superficie de 125.000 Km2 (aproximadamente el 4% de la superficie continental del país), cubre casi la totalidad del territorio de la Provincia de Neuquén y parte de las provincias de Río Negro y Buenos Aires, y alcanza a una población de aproximadamente 1.065.794 habitantes (UNRN, 2019).

         Además, es la principal fuente de agua potable para la región, posibilita el riego de los campos de cultivo, produce energía eléctrica por medio de sus represas y otorga espacios de recreación para todos sus visitantes.

         No obstante, a pesar de ser la principal fuente de vida para la zona, la cuenca se encuentra altamente impactada producto de la concentración poblacional y del desarrollo de actividades agrícolas, extractivas e industriales (UNRN, 2019).

         Una de sus principales fuentes de contaminación proviene de los residuos cloacales. Esto se debe principalmente a que la mayoría de las ciudades no cuentan con plantas depuradoras que logren tratar de forma correcta los líquidos cloacales, ya sea por su funcionamiento deficiente, por ser sobreexplotadas producto del aumento poblacional, o por no estar preparadas para las lluvias torrenciales que causan desbordes cloacales y de pluviales y llevan todos los residuos a los ríos. 

Sumado a esto, numerosos barrios no poseen redes cloacales e incluso algunas localidades pequeñas ni siquiera cuentan con plantas depuradoras, lo que lleva al vertido de los residuos sin tratamiento directamente en la cuenca (FAO, 2015).

         Si se tiene en cuenta la cantidad de materia fecal que cada una de las ciudades de la cuenca produce, el número es representativo y genera problemas de contaminación. Si bien el río cuenta con capacidad de autodepuración (dependiendo del caudal y la cantidad de líquidos descargados en el mismo), le lleva tiempo degradar la materia orgánica y recuperar las condiciones normales (Diario Río Negro, abril 2017).

         Para investigar el estado ambiental del río Negro, en 2019 la Universidad Nacional de Río Negro realizó el primer estudio ambiental integral de la cuenca. Sus resultados arrojaron que los niveles de Escherichia coli y Enterococos detectados (bacterias indicadoras de contaminación fecal), evidencian un constante ingreso de estos organismos al sistema. 

Al evaluar las bacterias de origen fecal, los recuentos más altos de Enterococos se observaron durante la primavera, mientras que los registros más elevados de E. coli ocurrieron en invierno. En ambos momentos superaron el standard de calidad utilizado en más del 50% de los casos (UNRN, 2019).

A lo largo de este trabajo, se verán los problemas que generan los residuos cloacales y cómo algunas de las ciudades de la cuenca han contribuido a su generación. Luego, se mencionarán ciertos casos judiciales que se refieren al vertido de residuos cloacales. Por último, se mostrarán las soluciones que se están implementando para resolver esta problemática.

¿Por qué contaminan tanto los efluentes cloacales?

         Comúnmente, los efluentes están compuestos por sólidos en general, compuestos orgánicos, nutrientes (nitrógeno y fósforo), patógenos que ocasionan enfermedades de transmisión hídrica y micro-contaminantes orgánicos e inorgánicos que suelen ser tóxicos y/o cancerígenos (Aquabook, “Tratamiento de efluentes…”).

         Cuando los efluentes son arrojados sin tratamiento previo, provocan una disminución del oxígeno en los cursos de agua y aportan una cantidad excesiva de nutrientes, generando serias consecuencias en el desarrollo de la vida natural. 

Esto se debe a que poseen una gran cantidad de materia orgánica que requiere importantes sumas de oxígeno para ser degradada. Sumado a esto, las bacterias y microorganismos presentes en estos vertidos generan riesgos para la salud. Las enfermedades más comunes que producen son las gastrointestinales, estomacales, parasitarias e infecciones en la piel (ACUMAR, 2019).

         Para evitar esto, las plantas de tratamiento deben eliminar los componentes considerados contaminantes, molestos o con efectos nocivos para el medio ambiente y ajustar la calidad del agua vertida a las especificaciones legales. 

Con este fin, se debe conocer la magnitud del volumen a tratar, considerar los caudales medios o máximos y prever un cierto período de años, ya que debe seleccionarse el proceso de tratamiento adecuado para cada caso (Aquabook, “Tratamiento de efluentes…”). 

Este tipo de medidas son las que deberían, por ejemplo,  tomar los municipios, en miras de  garantizar el derecho a un ambiente sano y el derecho humano al agua potable y saneamiento de la cuenca.

         A continuación, veremos el estado de los efluentes cloacales en las distintas regiones que componen la cuenca del río Negro. En este punto del trabajo resulta necesario aclarar que no se va a analizar cada municipio, sino que se expondrán algunas situaciones emblemáticas.

Desde Bariloche a Neuquén, residuos cloacales en el río Limay

         Los problemas cloacales de la cuenca inician en la ciudad de Bariloche, donde su planta depuradora vierte líquidos cloacales en el lago Nahuel Huapi. Esta planta de tratamiento de efluentes cloacales comenzó a operar a su máxima capacidad en 2010 (Diario Río Negro, 2018), y en 2018 se convirtió en noticia a nivel nacional por volcar al lago alrededor de 75 millones de litros de efluentes cloacales sin tratar.

         Siguiendo la margen del río Limay, los vecinos de Villa El Chocón se contactaron con el diario Río Negro en 2017 para reclamar por el pronto funcionamiento de la planta de tratamiento inaugurada en 2013. La misma nunca fue puesta en marcha, por lo que los líquidos se estaban vertiendo directamente al embalse (Diario Río Negro, septiembre 2017). Evidencia de esto fue una franja que se visualizaba en el embalse del Chocón de lo que podría ser residuos cloacales sin tratar (Noticias de Neuquén, 2017).

         Llegando al final del río Limay se encuentra la ciudad de Neuquén, donde estudios fisicoquímicos y bacteriológicos recientes demostraron una condición crítica en la calidad del agua de los balnearios. Estos estudios revelaron que hay una elevada presencia de Enterococcus (bacteria indicadora de contaminación fecal), producto del problema en la eliminación de sus residuos cloacales. Esto se debe al gran desarrollo urbano y poblacional, lo que genera un aumento de la contaminación cloacal en el río Limay (Gomez, 2017).

Estado de efluentes cloacales en el río Neuquén

         Con respecto al río Neuquén, el secretario de Gestión Ambiental de la Autoridad Interjurisdiccional de Cuencas (AIC), Héctor Labollita, expresó en septiembre de 2020 que el principal factor de contaminación del río Neuquén son los desechos cloacales. (Va con firma, 2020). Son numerosas las ciudades que contribuyen a esto. Un ejemplo, es la ciudad de Cinco Saltos, ya que su planta de líquidos cloacales se encuentra desbordada producto del aumento de la población.

         En Chos Malal, los vecinos manifestaron en 2018 que la planta de tratamientos funcionaba deficientemente con sólo el 20% de los aireadores, lo que aumentó el mal olor y obligó a las personas a estar encerradas y convivir con ésto (Neuquén web, “Preguntan por la planta…”). Esta situación se repitió en octubre de 2020. 

El Ente Provincial de Agua y Saneamiento (EPAS) informó que esta circunstancia es producto de distintas maniobras operativas, de trabajos de mantenimiento y provisión de equipamiento que están en proceso (Neuquén informa, 2020).

         Un caso paradigmático se presenta en la ciudad de Añelo, donde se encuentra el auge de la industria petrolera de Vaca Muerta. Por un lado, se encuentran las empresas que, en los últimos 3 años, se llevaron más de 600 millones de dólares en términos de subsidios y facturaron 2,5 billones de pesos. 

Por el otro, se encuentra la población que, en enero de este año, se manifestaron haciendo cortes de ruta exigiendo la conclusión de la red cloacal, la conclusión de la planta de tratamiento de agua, tendidos eléctricos y red de gas en barrios que aún carecen de estos (La Izquierda diario Neuquén, 2021).  

La zona más afectada, el Alto Valle

         La contaminación del río Negro producto de los efluentes cloacales afecta principalmente al Alto Valle, donde algunos balnearios se vuelven inutilizables. La evaluación de la calidad ecológica del agua, con el índice de macroinvertebrados, clasificó a algunos sitios con una calidad de regular a mala. Principalmente en Cipolletti, Fernández Oro (aguas abajo de la desembocadura del desagüe PII), General Roca (aguas abajo de la desembocadura del desagüe PV) y Chinchinales (aguas abajo de la desembocadura del arroyo Salado). (UNRN, 2019). Eso se debe a que la mayoría de las plantas están desbordadas en su capacidad de tratamiento de líquidos cloacales, causando que el excedente vaya directamente en crudo al cauce del río.

         Empezando por la ciudad de Cipolletti, su planta de líquidos cloacales está superada en su capacidad para el tratamiento de efluentes. Uno de los principales motivos es el aumento de la población y la falta de ampliación de la planta.

Esta situación se replica en Fernández Oro, donde el caudal posible de tratamiento de los líquidos cloacales ha sido ampliamente superado producto del crecimiento poblacional.

         En Allen, sumado a que la planta ha superado su capacidad y gran parte de sus efluentes llegan a la cuenca con escaso tratamiento, las piletas han quedado localizadas en medio de sectores urbanos, representando una serie de problemas para la población que vive en los alrededores del lugar.

         La ciudad de General Roca, o Fiske Menuko, no es la excepción, ya que su sistema cloacal también se encuentra colapsado principalmente por el crecimiento poblacional. Su planta de tratamiento está funcionando al 120% de su capacidad. Como consecuencia, al no poder evacuar la cantidad de líquidos, el excedente recibido se envía a la cuenca (Diario Río Negro, 2018).

Estado de efluentes cloacales en el Valle Medio

         La ciudad de Choele Choel se convirtió en ejemplo de la provincia de Río Negro al ser la primera en tener vuelco cero al río. Su planta de tratamiento prevé un sistema en donde sus líquidos resultantes no se arrojan al río, sino que son reutilizados en el Parque Industrial, en donde se desarrollará un plan forestal (Departamento Provincial de Aguas, 2018).

         Con respecto a General Conesa, este municipio sólo posee red cloacal en un 30% de la planta urbana, que lleva los líquidos a lagunas de decantación río abajo. No obstante, en 2018 se inició un proceso de tratamiento de los líquidos cloacales a través de un trabajo de reutilización de las aguas para forestación, que tiene como objetivo regar con los líquidos que llegan de la red para producir y proporcionar material de plantación. El proyecto se lleva adelante dentro del predio de la planta de líquidos cloacales, por lo que parte de los efluentes son utilizados en esta plantación y otra parte va al río con tratamiento previo, lo que asegura un vertido limpio a la cuenca.

Estado de efluentes cloacales en el Valle Inferior

         Un ejemplo de lo que se puede lograr con una buena planificación urbana es que un municipio pueda contar con cobertura total de red cloacal. Este es el caso de la ciudad de Viedma, ya que su servicio alcanza casi al 100% de la población, presentando la mayor cobertura de red cloacal de la provincia. Sin embargo, su planta de tratamientos se encuentra superada en su capacidad, operativamente en un 15%, lo que demuestra que incluso la capital de la provincia no es ajena a la falta de planeamiento urbano.

         Al otro lado del río, la ciudad de Carmen de Patagones, en la Provincia de Buenos Aires, posee una red cloacal para el tratamiento de líquidos que alcanza el 80% de cobertura. 

No obstante, los vertidos de estas dos ciudades provocaron la contaminación de sus balnearios, con consecuencias judiciales que se verán más adelante.

El rol de la justicia

         Cuando la respuesta gubernamental a esta problemática no fue suficiente, la población, en ciertos casos, no tuvo más remedio que acudir a la justicia en busca de respuestas. Hay numerosas sentencias sobre la materia, con diversas resoluciones, pero se mencionarán sólo algunas a modo de ejemplo.

         En 2017, vecinos de la ciudad de Centenario interpusieron un amparo ambiental contra esta ciudad, por ser responsable de la operación de la Planta de Tratamiento de Líquidos Cloacales, y contra la Autoridad Interjurisdiccional de Cuencas de los ríos Limay, Neuquén y Negro, por ser la encargada de controlar la contaminación de los ríos (Juzgado Federal de Neuquén 1, 2017).

         Alegaban que la Planta no estaba trabajando adecuadamente y que recibía efluentes de la ciudad a través de dos cañerías madres, una de las cuales no ingresaba en la Planta sino que se vertía directamente, sin tratamiento alguno, en el Río Neuquén. Los vecinos requirieron una medida cautelar innovativa, consistente en que se ordene a las demandadas la concreción de medidas adecuadas y urgentes con el fin de impedir nuevos vuelcos de efluentes cloacales y de residuos industriales sin tratar. 

         La justicia hizo lugar a la cautelar solicitada luego de que los informes producidos pusieran de manifiesto un detrimento en la calidad del agua en la zona de muestreo. En base a esto, ordenó a la municipalidad de Centenario el cese de vertido de efluentes cloacales no tratados al río Neuquén y también que, junto a la autoridad de la cuenca, planifiquen y realicen las reparaciones u obras nuevas que fuere menester para el adecuado funcionamiento de la Planta de Tratamiento. El objetivo es que los efluentes tratados a volcar cumplan con los niveles propuestos por la Autoridad Interjurisdiccional de Cuencas.

         Otro caso emblemático se dio en 2018, cuando la Jueza Filipuzzi de la justicia federal de la provincia de Río Negro hizo lugar a una medida cautelar en el marco de un amparo presentado por legisladores y concejales de Viedma y Carmen de Patagones.

         La Jueza ordenó realizar estudios bacteriológicos en el Río Negro, en las zonas de balnearios y donde se toma agua para tratamiento de potabilización con destino al consumo. Los resultados demostraron la existencia de un grado de amenaza en la calidad bacteriológica del río, producto del volcado de los efluentes cloacales de Viedma y Patagones.

         En base a esto, la Jueza aplicó el principio preventivo y el principio precautorio, contenidos en la Ley General del Ambiente, y ordenó una serie de medidas para evitar el vertido de líquidos cloacales sin tratamiento en el río. Una de las acciones que ordenó fue la  de optimizar el funcionamiento de las plantas de tratamientos de líquidos cloacales, dándoles un plazo de 90 días hábiles para planificar y realizar las reparaciones que fueran menester para evitar circunstanciales derrames en crudo (Diario Río Negro, 2018).

         Sumado a estos ejemplos, un juicio que merece la pena mencionar es el del amparo colectivo que la Municipalidad de General Roca interpuso en 2020 contra Aguas Rionegrinas SA (ARSA), con el objeto de lograr el cese de la contaminación ambiental y el perjuicio a la salubridad pública que produce la descarga constante de líquidos cloacales sin tratamiento previo en el barrio Alta Barda de la ciudad (Superior Tribunal de Justicia de Río Negro, 2020).

         En primera instancia se admitió la acción, se llevaron adelante tres audiencias y se hizo lugar a la cautelar solicitada. Finalmente, concluyó en la responsabilidad ambiental de la Provincia de Río Negro, DPA y ARSA, y se ordenó a las demandadas la realización de las obras que correspondan para dar una solución integral y definitiva al volcado de líquidos cloacales a cielo abierto, debiendo sanear las zonas afectadas y alteradas por aquel en el término de sesenta días.

         Esta sentencia fue apelada alegando que la situación ya estaba controlada y que se realizaron distintas obras para dar solución a los inconvenientes producidos. No obstante, el Superior Tribunal de Justicia consideró que las medidas adoptadas hasta ese momento no lograron dar una solución definitiva, por lo que confirmó la sentencia de primera instancia.

         Esto demostró que las acciones tomadas por la administración pública no eran realmente suficientes para resolver la problemática a la que se enfrentaban y que la justicia comenzó a tomar cartas en el asunto con el fin de lograr un cambio efectivo y duradero.

         Teniendo estos precedentes en cuenta, se puede decir que si bien la justicia ha emitido sentencias favorables y dejó en evidencia la falta de voluntad política, la falta de control por parte de los entes reguladores y la falta de financiamiento generalizada, los procesos judiciales sólo dan respuesta a problemas puntuales y no terminan de resolver la problemática en toda la cuenca. Sumado a esto, los juicios suelen extenderse demasiado tiempo y mientras se desarrollan la contaminación continua.

 ¿Qué se ha hecho para mejorar esta situación?

         En todas las localidades se puede encontrar información sobre planes y programas gubernamentales destinados a mejorar el sistema de efluentes cloacales. Por ejemplo, luego de 22 años desde que se comenzó a planear la instalación de una planta de tratamiento cloacal en Villa La Angostura (Neuquén informa, 2016), finalmente se inauguró a mediados de 2020. La planta tiene una capacidad para tratar los líquidos de 13 mil habitantes, lo que alcanzaría a cubrir la demanda de la población estable y la población flotante que representa el turismo (Diario La Mañana Neuquén, 2020). 

         En Bariloche, luego de 10 años de que su planta depuradora opere de manera irregular, se inauguró en diciembre de 2020 su ampliación que además cuenta con un nuevo sistema que permitiría duplicar la capacidad de tratamiento, garantizando así la cobertura para una población futura de 190.000 habitantes (Secretaría de Comunicación de Río Negro, 2020).

         A nivel provincial, en enero de 2020 la provincia de Neuquén anunció que once municipios con inconvenientes en el tratamiento de efluentes comenzarán a usar un nuevo método con microorganismos que son colocados en las cañerías con el fin de agilizar y mejorar el sistema de degradación para mejorar el sistema cloacal (Diario Río Negro, 2020).

         La provincia incluso tuvo avances legislativos en la materia. En junio de 2017, se declaró la alerta hídrico-ambiental por medio de la Ley 3076 con el fin de prevenir, vigilar, corregir y evitar la contaminación de aguas provocada, a los sistemas hídricos y sus respectivos ecosistemas, por los distintos focos de aporte, cualquiera sea la causa que los origine. La ley incluye ciertas medidas específicas a aplicar sobre los efluentes cloacales.

         Sumado a esto, la ley creó un Comité de Alerta Hídrico Ambiental que tiene como misión elaborar un Plan Estratégico Integral de Alerta hídrico, el cual tiene como objetivo instrumentar el uso y aprovechamiento del agua en la provincia con un enfoque de manejo y gestión integral de cuencas desde una visión intercultural e intersectorial. Este Comité inició su funcionamiento en 2018 luego de reglamentarse la ley, no obstante, a la fecha, el plan no ha sido presentado, debido a la paralización del proceso a causa de la pandemia (Anahí Membribe, et al., 2020).

         Por su parte, la provincia de Río Negro ideó un plan provincial de saneamiento de vuelco cero, que incluye las plantas para Viedma, Las Grutas, Villa Regina, Playas Doradas, Pilcaniyeu, Mainqué y Luis Beltrán. Sumado a esto, se están ejecutando las obras de la nueva estación elevadora y rehabilitación de colectores en Río Colorado, el Plan Director de Desagües Cloacales de Cinco Saltos, la ampliación de la planta cloacal de Cipolletti, (INGEMAR, “Río Negro…”) y la extensión de la red de cloacas y la instalación de una planta depuradora en Luis Beltrán, que permitiría tener vuelco cero al río y el 100% de cobertura para toda la localidad.

         Sin embargo, esta clase de programas de infraestructura son prometidos año tras año y muchos están demorados o paralizados por recortes presupuestarios, las crisis económicas que atraviesan los municipios y provincias, y por la pandemia que ha retrasado obras en todo el país.                                                           

Aún falta mucho por hacer

         A modo de conclusión, se puede decir que es innegable que los residuos cloacales han generado contaminación. Si bien los estudios realizados sobre el río Negro establecen que “la calidad del agua en todo el curso del río es apta para los usos que recibe, como así también para el desarrollo y conservación de la vida acuática”, los expertos han manifestado que con el fin de controlar los niveles de contaminación, resulta relevante mantener la periodicidad de los monitoreos sobre los ríos, lagos, colectores de drenajes, desagües e incluir algunos canales de riego en el Alto Valle (FAO, 2015).

         La falta de financiamiento, de innovación tecnológica, de planeamiento urbano, de control, fiscalización y de voluntad política, han generado problemáticas ambientales difíciles de resolver a corto plazo. Los funcionarios y autoridades competentes deben comenzar a implementar las medidas necesarias para solucionar el problema ambiental que generan los residuos cloacales en la cuenca.

         Como se pudo observar, se han realizado obras destinadas a eliminar la deficiencia que enfrentan los municipios y existen planes en ejecución y proyectos programados en toda la cuenca. No obstante, estas iniciativas son lentas y en las localidades donde no se han comenzado las obras los residuos cloacales continuarán contaminando la cuenca.

         Actualmente estamos en el decenio de la restauración de los ecosistemas, es la oportunidad para exigir que se tomen cartas en el asunto. Ha llegado la hora de garantizar a las generaciones presentes y futuras el derecho a gozar de un ambiente sano y el derecho humano al agua potable y saneamiento.

Bibliografía  

– ACUMAR, “Vertidos cloacales: el 80% de la contaminación orgánica…”, 2019, disponible en https://www.acumar.gob.ar/ultimas-noticias/efluentes-cloacales-riachuelo/

– Anahí Membribe, et al., “Construcción de Políticas Públicas en Relación al Agua de la Provincia Neuquén. Procesos Participativos Generados a partir de la Ley De Alerta Hídrica Ambiental”, Revista Planeo, Nº 45  Agua y Territorios, Octubre 2020, disponible en http://revistaplaneo.cl/2020/10/19/construccion-de-politicas-publicas-en-relacion-al-agua-de-la-provincia-neuquen-procesos-participativos-generados-a-partir-de-la-ley-de-alerta-hidrica-ambiental/

– Aquabook, “Tratamiento de efluentes domésticos (cloacales)”, disponible en http://aquabook.agua.gob.ar/349_0

– Departamento Provincial de Aguas de Río Negro, “Vuelco cero en Río Negro: quedó inaugurada la planta cloacal de Choele Choel”, 2018, disponible en https://rionegro.gov.ar/?contID=48411.

– Diario La Mañana Neuquén, “Alberto Fernández inauguró la planta de tratamiento cloacal en Villa La Angostura”, 2020, disponible en https://www.lmneuquen.com/alberto-fernandez-inauguro-la-planta-tratamiento-cloacal-villa-la-angostura-n710774

– Diario Río Negro, “Caños que revientan y plantas en colapso contaminan el río Negro”, 2018, disponible en https://www.rionegro.com.ar/canos-que-revientan-y-plantas-en-colapso-contaminan-el-rio-negro-cm4608325/

– Diario Río Negro, “El Chocón: aseguran que la planta de tratamiento de cloacas nunca funcionó”, septiembre 2017, disponible en https://www.rionegro.com.ar/el-chocon-aseguran-que-la-planta-de-tratamiento-de-cloacas-nunca-funciono-JF3520748/

– Diario Río Negro, “En Neuquén usarán microbios para mejorar el sistema cloacal”, 2020, disponible en https://www.rionegro.com.ar/usaran-microbios-en-las-cloacas-1224676/

– Diario Río Negro, “La singularidad del río Negro”, abril 2017, disponible en https://www.rionegro.com.ar/la-singularidad-del-rio-negro-XM2680000/

– Ingemar, “Río Negro: nuevo plan director de desagües cloacales vuelco cero”, disponible en https://www.ingemar.com.ar/blog/novedades/rio-negro-nuevo-plan-director-de-desagues-cloacales-vuelco-cero

– Juzgado Federal de Neuquén 1, “Bueno, Fabiola Armanda y otro c/ Municipalidad de Centenario y otro s/ Amparo Ambiental”, 18 de enero de 2017.

– La izquierda diario Neuquén, “Corte total de ruta y piquetes por falta de agua en Añelo, el corazón de Vaca Muerta”, 2021, disponible en https://www.laizquierdadiario.com/Corte-total-de-ruta-y-piquetes-por-falta-de-agua-en-Anelo-el-corazon-de-Vaca-Muerta

– Neuquén informa, “EPAS informó sobre las maniobras operativas en la planta de tratamiento en Chos Malal”, 2020, disponible en https://www.neuqueninforma.gob.ar/epas-informo-sobre-las-maniobras-operativas-en-la-planta-de-tratamiento-en-chos-malal/

– Neuquén informa, “Villa La Angostura podrá tratar el 100% de los efluentes cloacales”, 2016, disponible en https://www.neuqueninforma.gob.ar/villa-la-angostura-podra-tratar-el-100-de-los-efluentes-cloacales/

– Neuquén web, “Preguntan por la planta de procesamiento de líquidos cloacales de Chos Malal”, disponible en http://www.neuquenweb.com/2020/05/30/preguntan-por-la-planta-de-procesamiento-de-liquidos-cloacales-de-chos-malal/

– Noticias de Neuquén, “Urgencia ambiental para el lago en la Villa de El Chocón”, 2017, disponible en https://noticiasnqn.com.ar/actualidad/urgencia-ambiental-lago-la-villa-chocon.htm

– Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura, Proyecto FAO UTF ARG 017, “Desarrollo Institucional para la Inversión”, Informe de Diagnóstico de los Principales Valles y Áreas con Potencial Agrícola de la Provincia de Río Negro, DT N°12 Aspectos Ambientales, 2015, disponible en http://www.fao.org/fileadmin/user_upload/rlc/utf017arg/rionegro/DT_12_Aspectos_ambientales.pdf

– Por el País, “Neuquén: prohíben bañarse en el río Limay por contaminación cloacal”, 2016, disponible en http://porelpais.com.ar/rio-limay/#:~:text=Las%20aguas%20del%20r%C3%ADo%20Limay,humanos%20y%20animales%20de%20sangre

– Secretaría de Comunicación de Río Negro, “Carreras y Fernández inauguraron la ampliación de la planta depuradora de Bariloche”, 2020, disponible en https://www.rionegro.gov.ar/?contID=64536

– Superior Tribunal de Justicia de Río Negro, “Municipalidad de General Roca c/ ARSA s/ amparo colectivo(c) s/apelación”,19 de Octubre de 2020.

– Universidad Nacional de Río Negro, Informe del estado ambiental del río Negro, 2019, disponible en

https://www.unrn.edu.ar/archivos/noticia/1159/Informe%20rio%20Negro%20UNRN%20V%20web.pdf

– Universidad Nacional de Río Negro, “La UNRN concluyó el primer estudio ambiental integral de la cuenca del río Negro”, 2019, disponible en https://www.unrn.edu.ar/noticias/La-UNRN-concluyo-el-primer-estudio-ambiental-integral-de-la-cuenca-del-rio-Negro-1159

– Gomez, Carla Lilén, “Evaluación de la calidad ambiental del agua de los balnearios habilitados del río Limay, a través de la presencia del grupo Enterococcus”, Universidad Nacional del Comahue Facultad de Ciencias del Ambiente y Salud, 2017, disponible en  http://rdi.uncoma.edu.ar/bitstream/handle/123456789/5808/TESIS%20FINAL-%20LIL%C3%89N%20GOMEZVF.pdf?sequence=1&isAllowed=y

– Va con firma, “Los efluentes cloacales siguen contaminando el río Neuquén”, 2020, disponible en https://vaconfirma.com.ar/?articulos_seccion_714/id_12040/los-efluentes-cloacales-siguen-contaminando-el-rio-neuque

1 comentario en “Residuos cloacales en la cuenca del río Negro ¿en camino a su eliminación?”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *